Isabel Solé, Estrategias de lectura. Capítulo 2. Leer, comprender y aprender.

Imagen

 

“Es difícil hacerse lector si no hay alguien que nos acerque a la lectura, que lea y cuente en voz alta,que invite al comentario y la discusión a partir de las lecturas”

Felipe Garrido.

La investigadora española en el capítulo 2 de su obra nos explica que la comprensión que cada uno realiza depende de una serie de factores. Depende del texto que se tiene delante, y el conocimiento previo con que se aborda la lectura; los objetivos que la presiden; y la motivación que se sienta hacia esa lectura. Bien se expresa Solé (1999) al decir enseñar a leer no es una cuestión sencilla pero es imprescindible promover en los alumnos la utilización de estrategias que les permitan interpretar y comprender autónomamente los textos escritos. El tema de los objetivos determina tanto las estrategias responsables de la comprensión, como el control que de forma inconsciente se va ejerciendo sobre ella. Entender lo que se lee es un requisito esencial para leer eficazmente; en mi opinión es bueno que se aprenda a leer con distintas intenciones, para lograr fines diversos por lo tanto, cuanto más motivadora sea la lectura, más ganas se tendrá de empezarla. Una actividad de lectura será motivadora para alguien si el contenido conecta con los intereses de la persona que tiene que leer, y si la tarea en sí responde a un objetivo. El interés, se crea, se suscita, y se educa, depende sobre todo del entusiasmo y de la presentación que se hace de una determinada lectura, cuanto más interesante mejor, y de las posibilidades que sea capaz de explotar. 

En la lectura en voz alta, hay que asegurarse de que los lectores disponen de los conocimientos necesarios, que no quedan tan lejos de sus expectativas y conocimientos que su comprensión resulte imposible. Leer es comprender, es un proceso de construcción de significados acerca del texto que pretendemos comprender. Es imprescindible que el lector encuentre sentido en efectuar el esfuerzo cognitivo que supone leer, que se sienta motivado y que su interés se mantenga a lo largo de la lectura. Cuando un lector aprende todo lo que lee, está aprendiendo, en la lectura se da un proceso de aprendizaje no intencionado; cuando leemos para aprender, ponemos en marcha una serie de estrategias cuya función es asegurar este objetivo. Leer comprensivamente y aprender a partir de la lectura facilita que se aprenda a aprender. 

A continuación, voy a poner una serie de actividades para el fomento de la lectura:

Es hora de ir a dormir ! 

Es muy importante que a la hora de ir a dormir se les cuente algún cuento a los niños porque así además de pasar un rato en familia fomentamos la lectura en los más pequeños. Ha de ser un libro interesante para que los niños se enganchen y quieran seguir leyendo. En esta actividad se propone que a demás de que lean en casa traigan al colegio uno de sus libros favoritos y luego como han hecho sus padres, hagan ellos lo mismo y lo lean en clase.

El rincón del libro.

Crearemos en el aula un rincón donde pondremos una estantería y los niños traerán algunos de los libros que tiene en casa y suelen leer para dejarlos allí. Así los niños podrán ojear diferentes libros y podrán elegirlos ellos mismos. No podrán escoger los suyos sino que tendrán que escoger los libros que han traído los otros alumnos. Será una forma divertida que, aparte de leer los libros, podrán comprobar los diferentes gustos de sus compañeros.

Imaginando una historia.

En esta actividad se les dará a los niños 5 minutos para que hojeen el libro que previamente se les ha repartido. Después en una hoja tendrán que colocar el titulo del libro y debajo del mismo hagan un dibujo que represente la historia con la que creen que se van a encontrar. Es una manera divertida de enseñarles que cada titulo esconde una gran historia y que es también una de las partes importantes de un libro.

Creando un cuento.

Esta actividad trata de hacerles escribir un cuento. Así ayudaremos a que utilicen su imaginación de la forma más divertida y al acabar de escribir los cuento, los alumnos deberán de entregarlos al profesor que este, seleccionara el cuento más apropiado y será representado por los alumnos.